¿Qué Fue Primero?

Las tintas de plastisol han dominado el mercado de la serigrafía las últimas décadas. Por lo tanto, es fácil olvidar que la historia de las tintas a base de agua fueron en realidad las primeras tintas utilizadas en la serigrafía.

Un Poco de Historia

Una Nueva Opción

Cuando apareció el plastisol, fue glorioso. ¡Una tinta gruesa que se podía flashear rápidamente y apilarse encima de sí misma, que no se secaba en la pantalla! La invención de las impresoras de pantalla con tinta de plastisol permitía ejecutar diseños más complejos, imprimir en cualquier tipo de prenda y ejecutar la producción en masa de manera efectiva. Fue el descubrimiento de esta nueva tecnología lo que permitió que la industria de la serigrafía creciera tanto como lo es hoy y abrió la forma de arte a la amplia variedad de aplicaciones que ahora abarca

Hoy en Día

Sin embargo, nada dura para siempre, y en los últimos años hemos visto un cambio de enfoque desde la popularidad universal de la tinta de plastisol hacia nuevas tintas a base de agua tecnológicamente avanzadas y fáciles de usar. La influencia de las reglamentaciones, como la Ley de información sobre seguridad de los productos de consumo (CPSIA), que entró en vigencia a mediados de la década de 2000, provocó cambios importantes en los requisitos de fabricación y, más recientemente, un alejamiento por completo de los ftalatos. Cambios que han alterado irreversiblemente la construcción, el precio y la capacidad de impresión de la tinta de plastisol. Lo que una vez hizo grande al plastisol es ahora el enfoque en el desarrollo de estas nuevas tintas a base de agua.

El distanciamiento de un mercado con plastisol dominante ha sido gradual, pero decisivo. Con incentivos y presiones provenientes predominantemente del mundo de la producción. Las mismas regulaciones que cambiaron la construcción de las tintas de plastisol han motivado a muchas compañías de indumentaria líderes en la industria, como grandes marcas deportivas, a buscar alternativas de plastisol por completo. Resultando en la transición de la mayoría de la producción en masa de estas grandes marcas a tintas de PVC. No muy lejos, las marcas de moda europeas se estaban aferrando a la sensación superior y la transpirabilidad de los estampados a base de agua. Trasladar la producción de impresión primaria del plastisol a un mercado dominante decididamente a base de agua. Ahora, aproximadamente el 90 por ciento de la producción y los bienes vendidos en Europa son impresiones a base de agua.

0